Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

ruleteros

Imposible conocer toda la ciudad. Imposible saber el estilo arquitectónico de cada edificio, el nombre de cada hombre y mujer ilustre que yace en el panteón de San Fernando, la especialidad de cada bar de la Condesa, los ingredientes de la salsa de todos los puestos de tacos, cada atajo para llegar a ciudad Satélite, cada pequeña historia de fascinación, amor, desengaño, terror o soledad que alberga esta ciudad.  Ciudad infinita, ciudad que se come a sí misma, que crece segundos pisos y circuitos bicentenarios, que diario escupe desde sus entrañas millones de pasajeros del metro, que se baña en aguaceros, en aguas negras, que consume a diario un poco de la vida de los que habitamos en ella. Ciudad de los palacios, de las pulcatas arcaicas, de las barriadas sin fin, de las marchas y los plantones, de los altares a la Santa Muerte, de los matrimonios entre personas del mismo sexo, de las anécdotas de Frida y Diego, de la hegemonía perredista, de hacer seis horas de Iztapalapa a la Central del Norte.

Son precisamente los ruleteros, esos bichos que la recorren a diario, los que permiten una aproximación al día a día de la urbe. Son ellos los que conocen los recodos, los que distinguen los cambios rápidamente, los que son afectados por la nueva mega-construcción del siguiente presidenciable, los que cuentan las anécdotas nocturnas de travestis y sexo en la cajuela o en lo oscurito, los que padecen (y en ocasiones combaten o propician) el crimen y la inseguridad. Son ellos los que ven desfilar en sus asientos traseros a la diversidad defeña: desde el niño popof que tiene que regresar del torito hasta la desempleada que va tarde a una entrevista, pasando por el Godínez, la señora gorda, los chavos banda, los briagos, los callados, los que sólo se besan, los que conversan en otro idioma para que el taxista no se entere (y para echarle crema a sus tacos), los apestosos, los casi desvestidos, los abrigados y uno que otro turista despistado al que se le perdió el turibus.

Los ruleteros, esos que igual cuentan sus experiencias freudianas (sexo con gallinas incluido), buscan convencer solemnemente que el PRI es grande y que sí sabe gobernar, se quejan del último acontecimiento (ya sea mal clima, que una vez más perdió la selección o que una calle importante está bloqueada quién sabe por qué), son los adecuados para preguntar por el bar más barato y con mejor ambiente de la zona, o por el museo más distinguido, o por la oficina gubernamental donde las probabilidades de ser atendido son mayores a cero. Porque también en el gremio de los taxistas se constata la pluralidad del D.F.: los hay con dos licenciaturas, obsesos sin oficio ni beneficio, simpáticos y dicharacheros, eruditos en letras hispánicas, ex policías de la AFI, callados y solemnes, despatarrados, colmilludos, braceros que tuvieron que regresar por causas de fuerza mayor, sin o con esperanzas en el futuro. Las razones para ruletear son igualmente variadas. Hay desde quien lo hace por no aburrirse, hasta quien lo hace porque no le queda de otra. También los hay de lujo, de confianza y, para no fallar, piratas.

Son ellos los que aman y odian a diario la ciudad de asfalto, ciudad de garnachas y ciclovías inoperantes, ciudad de romances duraderos y efímeros, ciudad de congales y lupanares sin licencia, ciudad llena de basura y ambulantes, ciudad de desigualdades y sorpresas, ciudad de ejecutivos de traje y corbata, ciudad de monumentos históricos y pirámides en ruinas, ciudad vanidosa que gusta verse a cada instante reflejada en el retrovisor de algún ruletero.

Read Full Post »

raúl e. aduna

no( puedo dormir (es novedad

mañana—estoy allá—mientras compro flores(tás ba

ja

ndo del avión

,

te espero. hoy estoy—tal vez, en el ayer(de hace dos meses (en que

llorábamos[ridículos, tristes, a

dor

mi

la/ dos—esperando que

s

e

a

mañana

Fuente: zenzi.org

Read Full Post »

  • La poesía revela este mundo; crea otro.
  • Plegaria al vacío, diálogo con la ausencia: el tedio, la angustia y la desesperación la alimentan.
  • … en su seno se resuelven todos los conflictos objetivos y el hombre adquiere al fin conciencia de ser algo más que tránsito.
  • …ostenta todos los rostros pero hay quien afirma que no posee ninguno…
  • El poeta pone en libertad su materia. El prosista la aprisiona.
  • Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro.
  • La poesía no es nada sino tiempo, ritmo perpetuamente creador.
  • Hechas de materia inflamable, las palabras se incendian apenas las rozan la imaginación o la fantasía… El poema es lenguaje erguido.
  • El poeta no escoge sus palabras… Cuando un poeta encuentra su palabra, la reconoce: ya estaba en él. Y él ya estaba en ella. La palabra del poeta se confunde con su ser mismo. Él es su palabra.
  • El poema nos hace recordar lo que hemos olvidado: lo que somos realmente.

Read Full Post »

por Raúl Bravo Aduna

… you brought them back this afternoon

Came back, came back to me.


La música de Sara Jackson-Holman sabe a jueves por la tarde, lloviznando, acompañada por un cafecito “europeo”, muy distinto del a veces insípido café soluble mañanero. Las canciones que construyen When You Dream, su primer material discográfico (que, dicho sea de paso, cuesta 120 pesos en la iTunes Store), recuerdan mas no suenan ni a Sara Bareilles ni a Norah Jones ni a Adele ni a Regina Spektor ni a Feist ni a Florencia ni a la máquina de Florencia. Su voz se desmarca de las anteriores. ¿Por qué? Misterio. Pero etiquetar a Jackson-Holman de anti-novedad sería tan reduccionista como afirmar que Shakespeare no fue ingenioso, por escribir en un género que existía desde más de 2000 años antes, que cummings no innovó, porque a fin de cuentas era poesía, que los ensayos de Hazlitt carecen de valor, por el simple hecho de que los temas habían sido tratados ya por Montaigne. Es decir: en el género, en el “ a qué puede sonar”, no se define la novedad de una artista tan potente como esta oregonesa.

Jackson-Holman es cualquier cosa, excepto típica. Entrenada en música clásica, coquetea con el experimento en algunas de sus canciones; en otras más, la sencillez, esa cosa que ya no se puede encontrar entre las artes, florece para hacer que lo más común suene a lo más extraordinario. Juega con ritmos que, pareciera, son difíciles de mezclar, pero que cuando provienen de sus dedos transmutan en solaces divertidísimos. Sí, más que nada, Sara se divierte y obliga al escucha a hacer lo propio. No sólo los ritmos más diversos se entrelazan en su piano, letras interesantísimas, que a veces rompen con sus propios patrones musicales (especialmente cuando se trata del binomio melodía-tema —i. e. una canción que suena a melancolía relata una historia feliz y viceversa), convergen también de forma sugerente.

“Come Back to Me” me parece uno de sus logros más grandes: divierte, hipnotiza, encanta, cautiva —uno, en verdad, quiere escuchar la “historia” completa—, atrapa y seduce, etcétera; incluso puede llegar a desesperar, asfixiar, pero de esas desesperaciones y asfixias que se disfrutan, como el desgarre emocional que puede llegar a producir leer a Raymond Carver. A mí me recordó a: los Muppets (ignoro por qué), e. e. cummings, a tomar café por la tarde mientras gotitas de lluvia resbalan por las ventanas (tal cual como pasa ahora, de ahí que decidí escribir hasta ahora), a Cristinita —mi novia en 4to de primaria— y a ella, que al final, por más que nos extrañemos en ciertos momentos, regresa siempre a mí, a completar la suerte de no-vida que sobrellevo la mayoría del tiempo.

Read Full Post »

raúl e. aduna

antes que cualquier cosa, tuvimos que aprender a despedirnos. casi siempre es lo mismo: estar en el aeropuerto desde —muy— temprano, predispuestos a llorar, a regresar a nuestras no-vidas y tener que esperar, nuevamente, quién sabe cuánto tiempo (2,3 semanas que,fácilmente,se convier/ten-en 7,9 de ellas), mientras la gente a nuestro alrededor dice

“míralos,qué

ridículos/jóvenes/lindos/ patéticos/enamorados/ tristes/des-/afortunados/simpáticos/estorbosos/et/caetera”

en inglés,chicano,inglés-chicano-español,ohastaenárabe. nuestras despedidas son tristes, sí, pero me hacen

pensar, inevitablemente, en nuestras bien-venidas. ya sea en benitojuárez, pdX, laX, no-fX o mXpX siempre son iguales,deliciosas.

despedirnos es difícil, pero el tiempo que pasa entre mes y mes, día y día, aeropuerto y aeropuerto, al final, siempre parece como si simplemente nos hubiéramos dado la vueltayregresado.

a/sí,-n más.

Read Full Post »

¿Cuál es la diferencia entre el amor por los perros viejos y el amor por los perros jóvenes, por los cachorros? S e me ocurre que los perros viejos tiene parte en la historia. El cachorro es ilusión, es futuro. El perro viejo es pasado, historia, costumbre. Es también decadencia. ¿No somos, los seres humanos, también decadencia cuando envejecemos? Será que el amor de los perros viejos es costumbre, ¿es de los perros el amor? ¿Nos aman? ¿Nos soportan? No se si los perros sienten amor hacia los sujetos que ven todos los días. Que nosotros sentimos algo por ellos, sin duda, por eso somos como lo más acabado de la naturaleza, lo superior, los conquistadores.

El amor no es cosa fácil. No se agota en las letras, ni en el enamoramiento. Puede agotarse en el sexo. El amor perfecto sólo se da en el coito. Aún  no he tendio oportunidad de conocer a alguien que fornique con su perro. Seguro habrá alguien, pero no lo sé: no lo conozco y dudo mucho que una práctica de este tipo sea propia de un comentario público. En fin, lo que quiero decir es que sentir amor por lo que nos rodea, nos hace dar un significado. Amamos a nuestros perros y a nuestros hermanos haitianos y a los pobres en las Favelas de Río. Amamos lo que no es amable, pero lo hacemos sujeto de nuestro amor.

Tenía un perro viejo que dejé de ver por varios años. Lo primero que hizo cuando me vio después de ese tiempo, fue morderme el pantalón y hacerle un hoyo. Luego me gruño. Otra mano le dio de comer y se hizo cargo y el tiempo, en ese castigo de subir la piedra por una pendiente que seguro hará que se caiga de nuevo, hizo lo que tenía que hacer. Evidentemente no lo quise, ni lo amé, sólo pensé en mi pierna y en la posibilidad de que me mordiera la mano si le revolvía las orejas, como antes le gustaba. Ya no lo quería tanto. Él tampoco. Perdimos contacto y costumbre. Perdimos tiempo y nos desconocimos.

Hace dos meses me regalaron un cachorro. Ya nos arreglaremos cuando estemos viejos.

Read Full Post »

  1. el pri me parece repugnante y poco me importan los argumentos que se esgrimen a su favor; les regalé un votito en 2006 y eso es algo que jamás volveré a hacer (aunque a estas alturas creo que nunca volveré a votar).
  2. ni a borges le perdonaría la pederastia.
  3. shakespeare < milton < emerson < whitman < e. e. cummings… ¿y qué?
  4. todo lo que diga sergio aguirre anguiano será considerado un mero berrinche, simple puchero de un neandertal que piensa su moral como esencialmente buena y todo lo que se oponga a ella será producto de satanás o, en su defecto, las mujeres.
  5. escribo por diversión; por tanto, lo que escribo nunca pasa de ser una broma que jamás podrá ser tomada en serio.
  6. digan lo que digan, la literatura “joven” mexicana me parece, en general, un burla a los lectores.
  7. por más que me intenten convencer de sus bondades y etcéteras, tuíter siempre me parecerá un jueguito para pasar el rato cuando no tienes nada mejor que hacer.
  8. siempre es un buen momento para tomar helado.
  9. detesto que me interrumpan.

Read Full Post »

Older Posts »